Medardo

Poeta del ébano.

Medardo Ángel Silva – Guayaquileño

Madre la vida enferma y triste que me has dado,
no vale los dolores que te ha costado;
no vale tu sufrir intenso madre mía,
este brote de llanto y de melancolía.
(…)

No puedo decir que “mi concepción” de Medardo Ángel Silva fue [o es] “un antes y un después”. No digiero –ni cabe- ese cliché; para mí es un siempre, un A-H-O-R-A.

Creo en el Medardo redescubierto de manera recurrente conforme los entendidos y sus pocos estudiosos nos confían y transmiten generosamente el resultado de sus investigaciones, sus descubrimientos, sus idas y venidas a las fuentes escritas que ya son casi legajos tan enfermizos y quebrados como era el carácter del bardo guayaquileño.

Por cierto (y para ser justo) lo de poeta es solo el aspecto más conocido entre muchos. Lo que atrae, lo que lo inmortaliza y apenas preserva; sin embargo, lo encasilla e impide aprovecharlo plenamente pues como todo genio fulgurante, precoz, autodidacta… al resto, su talento nos rebasa por mucho y únicamente nos quedamos con el encandelillamiento que provoca su obra, su raudo sino.

Es más fácil el reduccionismo. Es útil para fingir el ostentar cultura. Sobre todo, en una sociedad de poses donde la urgencia dineraria obliga a elegir entre lo sublime o lo necesario. En fin.

Pero “nuestro” vate era mucho, muchísimo más. Sencillamente: un virtuoso en todo el sentido. 

Y… mi dilema personal sigue intacto. ¿Cómo predicar al Medardo íntegro actualmente? Analizar a Silva en una sociedad que casi no lee, que maneja poco y mal los temas culturales. Donde la poesía es una rareza confinada al círculo avernal de lo meramente ridículo, culterano, ornamental… resulta una lucha perdida de antemano. A pocos le interesa la cultura.

Lástima. Silva fue un genial amo de la versatilidad. Un deconstructor sensible de la musicalidad que casi silente nos rodea. Su idoneidad conlleva aspectos de valor permanente.

Asi tenemos al Silva cual cronista citadino como referente. Pero referente proscrito, dada la inclinación medardiana por espetarnos sin tregua ni anestesia florida, aspectos sórdidos del Guayaquil sumergido y marginal al que le volteamos la mirada entonces y actualmente.

Apuesto que sus muchos admiradores llegamos a sentirlo cercano por su calidad poética afinada en el desencanto, preñada de lecturas urbanas; confinada artísticamente al submundo fértil de esa muy suya nostalgia que jamás le concedió tregua ni le mezquinó su fragor inspirado.

Seguro que “ilustrados” con sus anécdotas (mitad leyenda urbana, mitad desmemoria matizada) lo imaginamos etéreo antes que mundano. Sin embargo, el consenso avalado tiende a mostrarlo intelectualmente vigoroso; irredento con la vacuidad de la inmediatez de su realidad carcelaria. Profano, sumo sacerdote de su catedral privada erigida en honor a la muerte. Su coqueta pero obsesiva amiga que lo transportaba asiduamente a estados de poseso bien escribiente.

Mas, considero que el Medardo Ángel Silva histórico es su auténtico legado. El necesario hito generacional. Esa arista de nuestro genio que al unísono es (o debe ser) compendio de su señera figura.

Por eso me inclino por el Medardo histórico; pero: lo más diferenciado posible de su leyenda, de los chismes de barrio y de los históricos. De los prejuicios que a diario taladraron sin piedad la psiquis de un joven desfasado de la mediocridad a la que suele encadenar la carencia material.

Ese Silva histórico redescubierto como artista completo y absoluto. Como amante noctámbulo de su Guayaquil de principios del siglo XX. Ese lector incansable, estratégico y universal. El Medardo maestro por mano propia, padre no reconocido del Modernismo tardío en este país.

El Medardo Ángel Silva aliento que sopla con disimulo desde la Ría cuando la noche y sus ateridas sombras nos develan entre susurros el tatuaje de bohemios no confesos que llevamos indeleblemente quienes amamos a la sin par Guayaquil. Estás aquí, aunque ha pasado un siglo. 

-Víctor Hugo Bonifaz Ollague

Videos Promocionales – Saludo a la Aurora Gloriosa 2018

Fundación Bienvenido Guayaquil, videos bajo pedido del Dr. Fernando Mancero

Están todos invitados a la décima edición del Saludo a la Aurora Gloriosa. Desde las 4.30 el Preludio de la Aurora y a las 5H00 el inicio del Acto cívico. Los esperamos en la Aurora de la Unidad.

Publicada por Bienvenido Gye en Viernes, 5 de octubre de 2018

Resumen del Saludo a la Aurora Gloriosa 2017

 

Bienvenidos a la Aurora de la Unidad !!

Publicada por Bienvenido Gye en Domingo, 30 de septiembre de 2018

 

 

 

No lo olviden. Los esperamos.

Publicada por Bienvenido Gye en Martes, 2 de octubre de 2018

 

Publicada por Bienvenido Gye en Miércoles, 3 de octubre de 2018

9 de octubre – Independencia de Guayaquil

10ma edición del Saludo a La Aurora gloriosa

La importancia de la Aurora Gloriosa como festejo cívico.

Desde hace diez años, esta se ha convertido en la convocatoria cívica más trascendente para conmemorar las fiestas independentistas de nuestra amada Guayaquil.

Esta afirmación no es una mera frase elocuente, pomposa con la estridencia gratuita de los clichés que suelen abundar en estas ocasiones. Es muy justo posicionarla en su importancia, dada la génesis de esta Convocatoria: nació de una reacción ciudadana frente a la banalización de estas efemérides. Un hartazgo concienciado con enraizado e inspirado en el pensamiento originario de los próceres guayaquileños que devino en una hermosa -pero exigente- propuesta a la gesta de los complotados bajo la mirada de Vulcano.

9 de octubre de 1820

Para recordar esta fecha, fue necesario que iniciativa individual. Al principio, unas cuantas personas se auto convocaban octubre tras octubre  entre soledades, peligros y hasta intentonas de espionaje; eso sí: con altísimas dosis de energía y entusiasmo invencibles.

Buscaron apoyo institucional, contagiar a sus allegados, brillar con la luz de la aurora octubrina hasta que, luego de una década alcanzaron sus preciados objetivos.

Fotos del Saludo a La Aurora Gloriosa 2018:

 

Artículo: Víctor Hugo Bonifaz
Fotos: Bienvenido Guayaquil

Batalla de Guayaquil

24 de septiembre de 1860: Victoria en Guayaquil.

 

 

Este 24 de septiembre (2018) se conmemoran 158 años de la denominada Batalla de Guayaquil. Fundamentalmente, esta batalla fue liderada estratégicamente por Gabriel García Moreno y comandada militarmente por Juan José Flores quienes, gracias a una alianza imposible de imaginar previamente, no sólo que alcanzaron la victoria en el sitio donde hoy se levanta el parque con ese nombre en Guayaquil, sino que sellaron y cerraron una época de crisis política turbulenta que amenazó con fraccionar mortal y definitivamente al país entero.

En efecto, aquella fue una página de la historia nacional vergonzosamente siniestra donde las ambiciones desde varios frentes, confluyeron para dividir al Ecuador de entonces. El mismo García Moreno había conspirado meses antes con el General Ramón Castilla para derrocar al gobierno liberal del General Robles. Las inocultables ambiciones devastadoras del peruano Castilla (pdte. del vecino sureño) recondujeron las acciones del conservador guayaquileño. Caso contrario, otra sería nuestra realidad.

ESCENARIO HISTÓRICO:

El derrotero egoico de la sociedad ecuatoriana en aquel entonces, los graves problemas políticos, la falta de cohesión y concertación entre los líderes nacionales del poco consolidado y joven país espolearon las ambiciones de Perú y Colombia.

Aproximadamente, desde un poco antes de 1858, Perú se había mezclado en la política interna de nuestra esquizofrénica sociedad. Con el pretexto de ayudar a combatir un mal gobierno, de a poco y peligrosamente pactó para apropiarse de un amplio sector de la parte oriental ecuatoriana.

El presidente colombiano Tomás Cipriano apuntaba a formar parte del plan depredador a través del Convenio de Popayán.

Para agravar el delicado desequilibrio nacional, nuestro compatriota Guillermo Franco se había proclamado dictador en Guayaquil, firmado con Castilla el Tratado de Mapasingue y oprimido a todo el Litoral. Además, la flota peruana bloqueaba el Puerto de Guayaquil y se erigieron cuatro gobiernos antagónicos en Guayaquil, Quito, Cuenca y Loja.

Este escenario terrible necesitaba de un estratega como Gabriel García Moreno quien, con celeridad, recorrió el país para promover un solo frente de lucha ante el peligro, formó un ejército con antiguos oficiales y entusiastas jóvenes, instaló una fábrica de proyectiles y cañones y, conseguidos los recursos, se puso en marcha hacia esta ciudad para liberarla de Guillermo Franco y sus seguidores.

El apoyo del ex mandatario Juan José Flores, fue fundamental para el triunfo de la campaña de García Moreno. En estratégica acción culminó con El Cruce del Estero Salado y el enfrentamiento en las pampas donde actualmente está ubicada la Plaza de la Victoria guayaquileña.

Las escuadras dirigidas por García Moreno derrotaron a las de Franco y obligaron al retiro de los intrusos sureños y su infamante bloqueo. Además, perdió validez el inicuo Tratado de Mapasingue y la patria retomó algo de su paz. Dos días después, García Moreno restableció el uso del tricolor colombiano como bandera nacional y prescindió del bicolor marcista de 1845.

Insistimos con nuestra habitual postura ante ciertos sucesos de nuestra heredad histórica: una página como la de 1860 debe releerse para entender su trascendencia. Actualmente, es un suceso prácticamente olvidado debido (entre otras cosas) a que la imagen de García Moreno tiene mucha resistencia y se ha desvalorado una gesta importantísima para la unidad nacional.

Los inicios

“Guayaquil se lo merece”

Es el lema que nos mueve día a día junto a: “si no lo cuentas, no existe”.
A partir de ahí fuimos iterando la producción y comunicación audiovisual, documentando múltiples eventos de la ciudad para contribuir a que lleguen a un volumen mucho mayor de personas y especialmente: a un público nuevo.

Víctor y Víctor, padre e hijo y dicotomía que combina el extracto histórico-cultural de Guayaquil junto a la implementación de nuevas tecnologías, adaptando y difundiendo mensajes que acarrean conceptos que necesitan dejar de pasar por oídos sordos.

Saludo a la Aurora Gloriosa 2018

Banner invitación
10ma edición del Saludo a la Aurora Gloriosa!!

 

Vídeo aporte de Pórtico de Oro

Están todos invitados a la décima edición del Saludo a la Aurora Gloriosa. Desde las 4.30 el Preludio de la Aurora y a las 5H00 el inicio del Acto cívico. Los esperamos en la Aurora de la Unidad.

Publicada por Bienvenido Gye en Viernes, 5 de octubre de 2018